Guillermo González Camarena predijo que las televisiones serían delgadas e irían en las paredes

Han pasado justamente 55 años de aquel 18 de abril de 1965, cuando falleciera en Puebla el más grande de todos los descubridores mexicanos, Guillermo González Camarena, un científico que le puso color a la televisión.

Esta misma mañana, El Universal publicó una entrevista con su hijo, Arturo, de 66 años, también ingeniero, quien recuerda un viaje junti a su padre y una charla en la que hablaban del futuro de la televisión.

Arturo tenía 10 años y muchas dudas. Decidido, le preguntó a su papá cómo serían las teles en el futuro.

«Delgadas. Las vas a poder colgar en la pared, como cuadros. Dejarlas prendidas todo el día con una imagen si tu quieres, como adorno, hasta se conectarán con otras televisiones, hijo», le respondió González Camarena.

Pero este tipo de comentarios no eran ajenos a Guillermo, desde los 12 años, cuando hizo un radio con sus propias manos y a los 15 una televisión hecha con piezas compradas en Tepito, todo el mundo conocía sus ideas sobre lo que vendría en el futuro.

A los 23 años, en el sótano del número 74 de la calle Havre de la Colonia Juárez, Guillermo González Camarena descubrió su mayor invento, ese que nos cambiaría la vida a millones: ¡LA TELEVISIÓN A COLOR!

Poco a poco su sueño se fue convirtiendo en realidad, y en 1962, en plena madrugada, llevó a su familia a una oficina que tenía en Televicentro (Televisa), desde donde verían la tele a color.

La primera prueba, el primer video a color en el mundo, se titularía El Sueño De Un Artista, y sería protagonizada por la gran Susana González. Este clip estuvo basado en los sueños de Guillermo González Camarena, que, según le contó a su hijo, soñaba en blanco y negro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *