Mank de Netflix: La joya incomprendida

Aquí te contamos un poco de la película Mank de Netflix, la joya incomprendida de esta temporada.

El único negocio en el que puedes odiar a alguien y trabajar con él es el negocio del entretenimiento, no soy la primera que lo dice, Velma se lo dice a Roxie Hart casi al final de Chicago, y desde que lo escuché supe que era cierto, ¿no me creen? Bueno sólo hace falta ver Feaud, la serie de Fox sobre Joan Crawford y Bette Davis, y ahora a Mank, una cinta que incluso casi termina con la frase que Orson Welles le mandó a decir a Herman J. Mankiewicz: «¡Besa mi trasero!».

Lo nuevo de Netflix se está convirtiendo en una joya moderna muy poco valorada. Aunque la crítica le da grandes elogios, también hay algunos que la están considerando algo de mala calidad (están muy equipados, a mi parecer), incluso en iMDb le están dando un 7.4 de 10, bajísimo para ser una producción del gran David Fincher, que si no te suena, tal vez sus películas La Red Social y El Extraño Caso De Benjamín Button sí.

Mank de Netflix: La joya incomprendida

Mank de Netflix: La joya incomprendida

En 1942, la Academia estadounidense le entregaba el Oscar a Orson Welles y a Herman J. Mankiewicz por El Ciudadano Kane, considerada por muchos la mejor película de la historia del cine, y que ocultaba un pequeño secreto a voces, que ahora sale a relucir como los autos que las grandes estrellas de Hollywood manejaban en esos años. El niño maravilla, el gran cineasta, no escribió ni una coma de la tan aplaudida cinta.

Tal vez exagero al decir que no puso una coma, en realidad puso todo el escenario para que Mank se sintiera cómodo al escribir la obra maestra, la última de su carrera, aunque no su último guión. Desde colocarlo en una cabaña remota con todos los asistentes posibles, hasta ignorar sus adicciones, Welles sí hizo lo suyo, pero a cambio quitarían el crédito de Herman por muchas razones controversiales, la más conocida era que fue amigo cercano de William Randolph Hearst.

EL PERIODISTA Y DUEÑO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN EL QUE ESTÁ BASADO EL CIUDADANO KANE.

En la cinta, que dura aproximadamente unas dos horas, podemos ver la cotidianidad en la vida de Hearst. Comprando a todo el mundo, cumpliéndose caprichos a su amante Marion Davies, e invitando a todos los que eran alguien al Castillo Hearst, al que incluso llegaron a ver a Charles Chaplin, Cary Grant y celebridades importantes de esa época, así como productores, directores, guionistas, entre ellos Mank.

Protagonizada por Gary Oldman como Mank; Lily Collins, Amanda Seyfried, Tuppence Middleton y Tom Burke, la cinta hace un baile entre el presente, los momentos en la realización de El Ciudadano Kane, y el pasado, donde vemos a un Mank algo más joven y menos alcohólico; y digo baile porque esta es una verdadera Oda al cine de los 30 y 40.

Mank de Netflix: La joya incomprendida

De las maravillas alternas que posee esta producción de Netflix, que es una gran contendiente para el Oscar 2021, podemos ver a Louis B. Mayer preguntándose qué es un campo de concentración, icónico momento que demuestra lo poco que les importaba en ese momento lo que ocurría en la Alemania Nazi, una ignorancia que el mundo entero compartía ya que, ¿quién se iba a imaginar que algo tan horrible podría ocurrir?

El todo de Mank te hace sentir que estás viendo muchas películas y una misma a la vez. Es más que una historia, sirve de documento histórico para las nuevas generaciones de cineastas, y también para los periodistas de entretenimiento que necesitan convertirse en bibliotecas de información y dejar de recurrir a Internet para obtener datos sobre lo que ocurrió durante el cine de oro.

Mank de Netflix: La joya incomprendida
Mank de Netflix: La joya incomprendida

¿QUIÉN ERA MANK?

Herman J. Mankiewicz nació en Nueva York en 1897, y además de lo ya mencionado, su trayectoria en Hollywood lo lleva a ponerse en la silla de guionista de grandes producciones como Los Caballeros Las Prefieren Rubias, y muchas de las cintas de los Hermanos Marx. Su máximo logro no viene del cine, sino de haber salvado a cientos de personas de los campos de concentración Nazi, al grado de convertirse en una persona non grata para el régimen.

En 1935, Joseph Goebbles, Ministro de Educación Nazi, informó a la MGM que las películas que tuvieran en los créditos a Mank no serían proyectadas en Alemania, lo que desencadenó que durante algunos años no tuviera trabajo fijo, lo que finalmente lo llevó a trabajar y pelearse con Orson Welles, lo que le resultó en un Oscar a Mejor Guión.

Es momento de apagar la luz del año más extraño en la historia de nuestra generación. 2020 se convertirá en un antes de la pandemia y después de la pandemia. Los amigos se dirán «¡hey, no te veía desde la pandemia!», los extraños se preguntarán en una cita «¿y tú qué hacías en la pandemia?». Creo que nos urge salir de ella tanto como quien necesita irse de un lugar incómodo al que lo invitaron.

2020 es el peor año, pero tuvo sus cosas buenas. Personalmente no sé que habría sido de mí sin este bizarro año. Aprendí a dibujar, no muy bien pero hago lo que se puede, a diseñar, a reconocer causas perdidas y causas que valen la pena. En este año sin cine me estoy viendo yo, entendiendo por primera vez que un mal día no hacen una mala vida, pero creo que no estoy sola.

Si algo ha caracterizado al 2020 es haber convertido a todo el mundo en creadores de contenido, y no lo digo como algo malo, sino como un orgullo de saber que miles de personas «se pusieron de creativas» y ahora hacen podcasts, vblogs, revistas ¡como yo!, pero sobre todo conectan desde otro camino con personas que valen la pena.

De pronto todos sacamos a ese Olson Welles y a Mank, cuya película ya está disponible en Netflix y es una de las mejores producciones que este trágico año nos ha dejado. La cinta nos recuerda que para crear algo extraordinario hay que ser un rechazado, irse solo a algún lugar y conocerse, tanto como un borracho que sabe que sin su bebida no podrá terminar un guión cinematográfico.

Las lecciones con las que cerramos este ciclo son privadas, personales y perfectas, y nos harán voltear al pasado y recordar algún momento de la pandemia que nos cambió, que nos mostró quiénes somos y hasta dónde podemos llegar. ¡Hasta la vista, 2020! Aunque digan las peores cosas de ti, tú estarás en los libros de historia, y siempre, siempre, nos acordaremos de ti.

SI TE GUSTÓ ESTE ARTÍCULO
MIRA MÁS CONTENIDO INTERESANTE AQUÍ

SÍGUENOS EN:  FACEBOOK    INSTAGRAM