domingo, agosto 14, 2022

Filmar con el mismo equipo de actores, el viaje de Nicolás Pereda

Esta semana tuve la oportunidad de platicar con el director sobre su más reciente película Fauna, una comedia sobre las relaciones familiares

Nicolás Pereda es un director que va creando cine cada día, en cada hora y en cada momento. Hoy ve una iglesia y tal vez en 5 años se vuelva la protagonista de sus cintas.

Aunque ir recorriendo el mundo hace que cada escena se vea distinta a la anterior, incluso si ocurre en el mismo escenario, lo que no cambia para él es el elenco, ya que con ellos ha trabajado en sus últimos proyectos.

TAMBIÉN LEE: Músicos de la comunidad LGBT, que rompen paradigmas

Es así ve que vemos a Lázaro Gabino Rodríguez, como Gabino, a Luisa Pardo Úrias, como Luisa, a Francisco Barreiro, como Paco, y a Teresita Sánchez, José Rodríguez López, Mariana Villegas y Fernando Álvarez Rebeil creando Fauna.

La cinta sigue a dos jóvenes durante la visita a los suegros a un pueblo minero en el norte de México, en donde los esperan con muchas ganas por que él, Paco, es actor de la serie Narcos México, y ellos la han visto completa.

La historia, que en partes es surrealista y en otras un tanto teatral, es de lo que Nicolás Pereda me habla en entrevista, sobre su proceso de producción, y lo que para él es el viaje de hacer cine.

Fauna es una comedia, pero no en el significado general, ¿tú cómo la definirías y cómo por qué la hiciste así?

Creo que tenemos una idea extraña de la comedia por la cantidad de películas que tenemos casi de pastelazo, pero la palabra comedia es un género que viene de la literatura y del teatro, en la que se abarca mucho más que contar chistes, y tiene una especie de ligereza, en contraposición del drama, porque el conflicto entre las personas no van a derivar en problemas inmensos, en muertes, en suicidios, sino que van a ser roces que son humanos, a los que nos enfrentamos constantemente, como conocer al suegro y que te humille, o al yerno y que ni te hable, son situaciones que no son de vida o muerte pero que sí forman parte de nuestro día a día. Creo que en ese sentido la comedia es central a como pienso las cosas, y tiene qué ver un poco con la cotidianidad, porque la comedia se acerca más a lo de todos los días y la tragedia no, incluso nos ayuda a lidiar con distintas fricciones tanto con personas que uno conoce bien como con desconocidos.

En la película vemos que hay una historia dentro de una historia, ¿estabas pensando en el teatro al realizar esta estructura?

Estaba pensando más en la lógica de la película, me gustaba más la idea de que en la primera parte se juega con la interpretación y la representación. Hay dos escenas bastante importantes en las que los actores, dentro de la película, actúan, pretenden ser alguien más. La escena de Francisco Barreido en la que le piden que actúe como su personaje en la serie Narcos, y está la otra en la que Luisa le pide a su mamá que le ayude con su audición. Ambas representaciones tienen implicaciones dentro de la historia, no es como que se salen de su personaje y se ponen a actuar, sino que hay una vinculación con celebrar y humillar, en una, y en la otra con la relación de madre e hija, que es muy intensa. Entonces era más el vínculo de la relación de la realidad, porque en la segunda parte juega con el imaginario porque ahora tienen la posibilidad de actuar todo el tiempo.

¿Cómo llegó a ti esta historia?

Lo primero que se me ocurrió fue la escena de Paco, no tanto que lo humillen, sino que en realidad él sí actúa en la serie Narcos México, aunque no tiene diálogos en la primera temporada y se me ocurrió al verlo, esta escena de un actor que llega a conocer al suegro, quien está entusiasmado, y cuando le pide que actúe es un tanto incómodo pues él no tiene diálogos. Después me fui interesando en la representación, incluso leí un libro de Osvaldo Zavala que se llama Los Cárteles No Existen en el que habla de la representación de la violencia y los problemas de esta, cómo se reduce a los capos caricaturescos, y las consecuencias de hacer eso; y a la vez me interesaba hacer una película de la interacción familiar, de personas que no se odian, que no se gritan, pero tampoco se divierten entre sí, porque hay como una distancia. Veía una cinta de personas que se fueron por caminos tan distintos y que cuando se juntan no tienen mucho de dónde agarrarse, porque todos están pensando cosas distintas.

Sobre la preproducción de Fauna qué nos puedes decir, ¿cómo se va formando la cinta?

Yo voy preproduciendo mientras voy escribiendo, algo que no se lo recomendaría a otras personas, porque aunque hay distintas maneras de hacer las cosas, yo he encontrado un sistema que me funciona a mí, que hace que fluya muy bien mi producción, porque me gusta filmar mucho y con las mismas personas, ya que yo no tengo como ninguna pretensión de salirme de este esquema. El scouting va ocurriendo a lo largo de mi vida, por ejemplo, el pueblo en el que filmamos todos estos espacios son lugares que yo he ido conociendo en los últimos 5 o 6 años sin saber que iba a hacer una película ahí. Cuando me pongo a escribir empiezo a armar los espacios, recuerdo una casa, a una persona, un lugar al que me gusta ir a acampar. Entonces cuando comenzamos a armar todo, ya está pensado.

SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @fimatronik

Latest Posts

PUBLICIDAD

TAMBIÉN LEE